Convivencia en tiempos de Coronavirus

Dorado Administración y Gestión de Fincas convivencia en tiempos de coronavirus

Convivencia en tiempos de Coronavirus

Convivencia en tiempos de Coronavirus 940 940 Administración y Gestión de Fincas Dorado

Convivencia en tiempos de Coronavirus

Una opinión personal de Apolonio Dorado

Me he decidido a escribir un post con reflexiones personales, y pido por ello disculpas a quienes entran habitualmente en nuestro blog para obtener información profesional, pero las circunstancias hacen que todo haya dado un vuelco y que las formas también sean diferentes a la hora de participar en la comunicación de pensamientos, y no solo de aspectos profesionales.

Esta indicación la hago, para quienes estén buscando un articulo más en la línea del blog, que como sabéis los habituales, esta dedicado a la Propiedad Horizontal, sus problemas, y la vida en comunidad de propietarios.

Probablemente estemos ante el reto más importante de nuestra vida, en los últimos cien años como sociedad -aparte de guerras- que la mayoría de nosotros, por edad, no hemos vivido..

No nos pongamos fechas, sino suenos y cambios

No nos pongamos fechas, sino suenos y cambios

Y no solo es vencer al coronavirus, que es un ejercicio prioritario, social y colectivo, no experimentado antes. Es también CONVIVIR, en mayúsculas.

Convivir con familiares, convivir con vecinos, convivir con nosotros mismos, convivir con los chats, las video conferencias, el móvil…, en definitiva convivir.

Casi ninguno de nosotros, ha tenido la oportunidad de vivir una experiencia semejante, estar 24 horas del día, día tras día, realizando una convivencia tan estrecha y tan cercana como la que nos ocupa en estos días, con nuestros seres más próximos, y rodeados en muchos casos, de las actividades, sonidos y silencios de nuestros vecinos.

El momento nos requiere superarnos, cambiar hábitos, recordar lo que es vivir en familia, en comunidad, y todo ello exigirá de nuestra mejor atención, paciencia, voluntad, solidaridad y probablemente……., en muchos casos el sacrificio.

Atención, a los niños, a las parejas, que nos necesitaran y necesitaremos de ellos en los momentos más bajos o en los más divertidos, y será difícil, muy difícil estar en todo momento.

Paciencia, con nosotros y con los demás, ante momentos en que no querremos escuchar a nadie, o que se produzcan roces a superar.

Voluntad para ejercitarnos, para tener ilusión y sueños, porque seguro que flaquearemos…., las horas serán en algunos momentos las más longevas.

Solidaridad con los amigos, con los vecinos, con tu sociedad, compartiendo todos una misma lucha, un mismo objetivo, como nunca antes se ha producido en el mundo que conocemos.

Sacrificio, el que tendremos que sufrir en carne propia, en la de los cercanos, con nuestras propias pérdidas o las pérdidas de los demás.

Todo nos invita a convivir, a mantener la calma, el respeto, pero sobre todo a superarnos, a no ser conformistas con lo que nos toca, aprendiendo una lección de esta oportunidad única, alejarnos de lo cómodo, de lo seguro, de lo que creemos que controlamos, porque algo tan pequeño como un virus, nos ha puesto a todos ante el espejo de nuestras vidas, demostrándonos nuestra fragilidad.

Aprovechemos para aprender a no renunciar a ser mejores, a estar en proceso de cambio, a mejorar como personas, a ser más tolerantes, más solidarios, evitando iras y enfados, evitando restar nuestro tiempo del disfrute de las cosas sencillas, de las personas cercanas, de nuestros proyectos.

A veces, la ruptura con la habitualidad, con lo seguro, con lo que dominamos, sirven para ver que muchas cosas de las que hacemos y convertimos en duraderas, están condenadas a morir, y nosotros con ellas, sino cambiamos a tiempo.

La convivencia que vivimos debe ser vista como una oportunidad, no como una condena, aprovechando para restaurar lazos familiares, disfrutar de los hijos, de los juegos en familia, de una comida preparada con esmero, de las buenas costumbres entre vecinos.

Somos conscientes, pero no lo reconocemos, que la intolerancia, se ha ido adueñando de nuestra sociedad, de nuestras vidas, aceptándolo como algo normal, cuando la realidad debería ser otra. Por eso tenemos que ser conscientes de los hábitos sociales que hemos adquirido en las ultimas décadas, y lo difícil que puede ser una convivencia tan estrecha, sino somos capaces de cambiar, de esforzamos, de superarnos.

La falta de conciliación y la individualidad social, amparada en la necesidad del éxito profesional, nos ha empujado a cambiar lo que deberían ser nuestras prioridades: una conversación, un libro, un paseo con nuestra pareja, una reunión de amigos, ofrecernos y participar solidariamente, disfrutar de nuestra casa…

La sociedad mejor si todos somos mejores

La sociedad mejor si todos somos mejores

Algo tenemos que cambiar en nuestra sociedad cuando no hemos clamado antes, -y debimos hacerlo-, para que se desarrolle la ciencia con las inversiones necesarias, para que la sanidad este perfectamente dotada, para que sus profesionales estén dignamente remunerados, y solo nos damos cuenta, cuando son nuestro frente de batalla, y descubrimos que no son suficientes, duplicándose para salvar nuestras vidas. Yo al menos prometo no olvidarme.

Utilicemos esta oportunidad, paremos, miremos alrededor y reflexionemos, dando valor a lo mucho que tenemos, en la premisa de que la sociedad es mejor, si todos somos mejores.

Vamos todos juntos a convivir, aprendiendo de nuevo a vivir en familia, en comunidad, siendo solidarios, superándonos, respetando el espacio de los demás, siendo tolerantes con aquellos que nos rodean, aportando en la construcción de una sociedad mejor, cambiando conductas negativas, y falsos dogmas institucionalizados, que solo irritan y no aportan, porque este será uno más de los muchos retos que tendremos que superar para salir indemnes según pasen los días.

No nos pongamos fechas, sino sueños y cambios para el día que atravesemos nuevamente la puerta de nuestra vivienda, y podamos disfrutar del mejor y más sencillo de los placeres…, caminar con libertad de movimientos.

Gracias una vez más por compartir un momento de tu tiempo leyendo esta humilde reflexión personal.

SOLICITUD de LLAMADA TELEFÓNICA

Ingresa los datos a continuación para que podamos ponernos en contacto en el momento que nos solicites.


INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
ResponsableDORADO Administración y Gestión, SLU
FinalidadAtender su solicitud o consulta.
LegitimaciónConsentimiento. Ejecución de condiciones de contratación.
DestinatariosProveedores de servicios.
DerechosAcceso, rectificación o supresión, limitación del tratamiento, oposición al tratamiento y portabilidad.
Información adicionalPuede consultar información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra Política de Privacidad y en nuestros Terminos de Uso.